Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Logo de cronicaeconomica.com
Día a día del sector
Semana del 26 de abril al 3 de mayo.
Otra vez, primero los ecologistas, después los cazadores

    


Siguen los patinazos medioambientalistas de este gobierno, al menos nosotros así lo consideramos. Alguien cree en la necesidad de regar con dinero público a las organizaciones eco-animalistas en mitad de una de las peores crisis sanitarias y económicas que haya conocido nuestro país.

Alguien entiende que la política de Pedro Sánchez, teledirigida por Podemos, sea satisfacer a sus ecologistas, ante la perplejidad e indignación de los cazadores, concediéndoles una subvención de 547.512 euros para estudiar “cómo reducir los daños del conejo en la agricultura con métodos alternativos al de la caza”.
 
Comentarios
La posible colaboración se le ha concedido a la organización ecologista WWF España, una filial de WWF que opera a nivel mundial. ¡Una más!
Políticamente, apoyando el suculento negocio eco-animalista está Podemos. El diputado ecologista de Pablo Iglesias, Juantxo López de Uralde, acusó al ministro socialista, Luis Planas, de autorizar la caza "cuando el estado de alarma no lo permitía". De esta forma, Podemos exigía que no se llamara a los cazadores buscando favorecer económicamente a las entidades del movimiento ecologista.
Nuestro ministro Planas, que para nosotros es de lo más salvable del gobierno actual pero que está bajo la hooligan Ribera, claudicó a las peticiones de la extrema izquierda otorgando la susodicha subvención de más de medio millón de euros a las organizaciones ecologistas. ¿Entienden el por qué, de la ayuda?
Ya lo anunciamos hace tiempo, siempre hemos pedido cuidado con nuestras mascotas, gatos y perros, que, aunque no padezcan la pandemia actual sí que pueden ser vectores de transmisión.
Según nos comunica Ibercaja, “los especialistas en sanidad animal han explicado que el coronavirus felino y el que afecta a los perros son genéticamente diferentes al coronavirus (SARS-CoV-2) causante de la COVID-19, porque los primeros pertenecen al grupo de los alfa-coronavirus, mientras que este último es un beta-coronavirus, "por lo que se trata de virus completamente diferentes a nivel genético". "Tampoco hay evidencia de que el coronavirus causante del COVID-19 pueda infectar a los animales de compañía y tampoco que estos la puedan transmitir a personas ni a otros animales", afirman los veterinarios. Sin embargo y tal como nosotros ya advertíamos, “los animales pueden funcionar como portadores pasivos de partículas virales (en su piel, en la nariz, etc.), es decir, se podría dar el caso de que una mascota esté expuesta al virus de una persona que sufra COVID-19 y esté excretando el virus". Por ello, “los veterinarios recomiendan lavarse las manos con agua y jabón después de tocar animales y evitar el contacto con animales enfermos… ...”
Para ASAJA, “las medidas de apoyo al sector agrario adoptadas por Bruselas deben tener mayor ambición presupuestaria y ser complementadas por el gobierno español”.
“Con las medidas de almacenamiento privado adoptadas por Bruselas se reducirá la oferta de producción en el mercado, pero nada más. ASAJA considera esencial que, de forma complementaria, el Gobierno de España adopte otra serie de medidas destinadas a reequilibrar la oferta-demanda de productos agroalimentarios en el mercado. El cierre del canal HORECA ha afectado sobremanera a determinados sectores productivos, esencialmente las carnes más nobles o el vino y es necesario arbitrar medidas que vayan destinadas a revertir esta situación. Por otra parte, demandamos al Ministerio de Agricultura acciones concretas para involucrar a la Gran Distribución para que priorice en sus lineales la oferta de productos nacionales, al tiempo que se realizan gestiones para incrementar las exportaciones de nuestros animales. También son necesarias campañas de promoción que fomenten el consumo de la producción nacional, así como ejercer un mayor control y vigilancia de los contratos ganaderos para evitar incumplimientos, en los mismos. Por último, se deben implementar medidas fiscales como aplazamiento del IVA o la exención de cuotas de la Seguridad Social que contribuyan a aliviar la carga impositiva para los empresarios agrarios más afectados por esta crisis”. ¡Planas queda mucho por hacer, no puedes dejar al Sector bajo la única responsabilidad de la UE!
Según OLIMERCA “Los aranceles impuestos por Estados Unidos a productos agroalimentarios europeos, los problemas de transporte generados por la crisis del Covid-19 y las consecuencias económicas que de ella se deriven tendrán consecuencias en la demanda mundial de aceite de oliva procedente de la UE, así como en las exportaciones europeas que, según un informe de la Comisión Europea (CE), podrían caer un 8% en esta campaña”. ¡Pues nada a seguir dándole al Presidente Trump!, a seguir haciendo como hace la hooligan Ribera que, según sus propias manifestaciones, es una decidida anti-USA. ¡Así tendremos unos aranceles eternos!, los americanos están volviendo de seguir haciendo el canelo en los mercados e instituciones internacionales.
Terminemos hoy señalando que el descontento de los aceiteros con la Administración no ha terminado y así ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias retomarán, en cuanto la situación lo permita, las movilizaciones aplazadas el pasado 10 de marzo ante el agravamiento de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus
 ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias, retomarán el calendario de movilizaciones, una vez que acabe el estado de alarma, que comenzaron en Jaén en el mes de mayo de 2019 . Protestas con las que el sector quiere visibilizar la crítica situación de bajos precios en origen que estamos sufriendo desde hace dos años.
Sus principales reivindicaciones, recogidas en el Memorando en defensa del aceite de oliva, tratan de que:
-unos precios ruinosos sin justificación deben ser Cuestión de Estado. Exigimos una mesa interministerial para solucionar el problema
-no más engaños. Revisión completa del sistema de almacenamiento privado, con un presupuesto garantizado y transparente, para tener precios dignos
-no a los aranceles. No somos culpables de lo que hacen otros sectores. Los aranceles para los aviones, no para los agricultores
-reclamamos la inmediata autorregulación del mercado
-perseguir la banalización del aceite de oliva y su uso como producto reclamo. Acabar con la venta a pérdidas
-exigimos una investigación de oficio de la Comisión de Competencia ante la posible fijación de precios por parte de la distribución
-mantenimiento del olivar y apuesta por el relevo generacional
-medidas de apoyo para el olivar con mayores dificultades
-apuesta por un olivar rentable, que fije la población, luche contra el despoblamiento del medio rural y proteger el medio ambiente
-necesitamos agua para el riego y así tener un olivar más competitivo
-firme apuesta por la comercialización, la promoción del consumo, la concentración de la oferta, la diferenciación y el asociacionismo
-asegurar la trazabilidad, la pureza y la calidad del aceite de oliva.
¡Casi nada! Tendremos tema para largo.
 
Noticias.
- El Gobierno ha decidido regar con dinero público a las organizaciones eco-animalistas en mitad de una de las peores crisis sanitarias y económicas que haya conocido nuestro país. Mientras que médicos, enfermeros y auxiliares denuncian que reciben EPI que "son de vergüenza" con los que están "enviándolos al matadero", la política de Pedro Sánchez, teledirigida por Podemos, es satisfacer a colectivos afines ante la perplejidad e indignación de los cazadores.
Así se ha concedido una partida de 547.512 euros a la organización ecologista WWF España, una filial de WWF que opera a nivel mundial. Los ecologistas utilizarán ese dinero sobre cómo reducir los daños del conejo en la agricultura con métodos alternativos a la caza. Soluciones que "no existen porque no hay otra manera de paliarlo que con la caza", revela Ignacio Valle, presidente de Real Federación Española de Caza (RFEC).
Hay que recordar que el Ministerio de Agricultura decidió recientemente permitir la salida del sector de la caza para evitar, por ejemplo, la peste porcina que pueden transmitir los jabalíes a los humanos. Últimamente se subieron a las redes sociales numerosos vídeos de jabalíes campando a sus anchas y dándose paseos por Madrid o por núcleos urbanos de provincias y pueblos para horror y pánico de los transeúntes que los grababan atónitos. Ni que decir tiene que el embiste de uno de estos animales puede causar la muerte por su fortaleza.
Igualmente, el número de conejos ha aumentado significativamente ante la ausencia de cazadores. Los daños se han extendido a una parte importante de la Península Ibérica afectando gravemente a comunidades autónomas como Castilla-La Mancha, Castilla y León, Aragón, Andalucía, Navarra, Madrid, Cataluña, Valencia y La Rioja. Según la nota de WWF España, "el conejo es la especie silvestre que genera una mayor siniestralidad, representando más del 40% de los pagos y afectando a una superficie media de 41.000 hectáreas anuales, en base a las cifras que arroja Agroseguro".
El alto precio de no herir sentimientos.
Para los que creían que la covid-19 iba a relegar a un último plano a las organizaciones de ideología vegano-eco-animalistas, esta concesión presupuestaria del Gobierno viene a indicar que no será así. Para no causar malestar entre los animalistas y tener que acudir a los cazadores como se ha hecho desde siempre, esta vez, se dedicará más de medio millón de euros a informe que "finalizará en julio de 2021 con la publicación de unas recomendaciones generales de los métodos más adecuados para la prevención de daños en cada situación", comunica la organización por la defensa de la naturaleza WWF.
Hay que decir que esas hojas con las "recomendaciones generales" de los ecologistas valen su peso en oro. Aún más si se tiene en cuenta el cataclismo económico que se avecina. Pero es el precio de no herir los sentimientos del animalismo patrio y del que el Gobierno se siente orgulloso de pagar con el dinero de los sufridos contribuyentes. Lo que da buena cuenta de que las entidades de este calado social siguen llenando sus arcas "en defensa de la naturaleza".
"Les gusta cazar subvenciones".
"Nos parece que esta decisión está fuera de lugar. Ellos proponen métodos alternativos para paliar esos daños del conejo, pero están mintiendo. Insisto, no existe otra manera que cazar para solucionarlo. Por lo tanto, les pese o no les pese a los animalistas, no hay otra. Pero a ellos también les gusta cazar, pero cazar subvenciones. Encima están protegidos por López Uralde, presidente de Transición Ecológica de Podemos, un reconocido anticaza que se siente el centro del universo", se queja el presidente de la RFEC.
Ignacio Valle explica que los cazadores hacen el trabajo sin subvenciones al contrario que ecologistas y animalistas. "Nosotros hacemos la función de apoyar al campo, a los agricultores de forma altruista poniendo nuestro dinero en los cartuchos, los coches y todo lo que nos piden las Comunidades Autónomas para regular esta plaga. Las organizaciones ecologistas no hacen nada de esto, ellos además cobran. Nos parecen una vergüenza estando nuestros sanitarios, transportistas, reponedores de supermercado, etc, sufriendo", lamenta.
El presidente de la RFEC advierte de que está subvención es "solo la punta del iceberg" porque cree que se están dando muchas cuantías públicas que no estarían saliendo a la luz.
De hecho, el lobby vegano-animalista con tintes ecologistas sigue cobrando una mayor presencia en Europa. Ganan terreno en Bruselas y tampoco se cortan en pedir dinero público para su causa pese a estar viviendo España una auténtica tragedia sanitaria con centenares de muertos diarios por la covid-19.
A este respecto, WWF publica en su cuenta oficial varios tuits reclamando a Europa dinero para sus planes ecologistas. Aluden al ya famoso concepto Green Deal con imágenes en las que caen decenas de billetes de euro del cielo.
Europa necesita una recuperación verdadera de las personas, la naturaleza, nuestros trabajos, el clima...p>
¿Nos ayudas? Firma aquí
##GreenRecovery#EUGreenDeal https://t.co/syJNybXak4.  WWF España @WWFespana) April 25, 2020
Más de 50 ONG nos unimos para pedir a la #UE y los líderes nacionales una recuperación económica verde y justa. Necesitamos acción ya. Por un futuro saludable. #EUGreenDeal https://t.co/Buks9R7boL pic.twitter.com/9tiHoj66UH
 WWF España @WWFespana) April 24, 2020
Políticamente, apoyando el suculento negocio eco-animalista, tal y como indicaba Ignacio Valle, está Podemos. El diputado ecologista de Pablo Iglesias, Juantxo López de Uralde, acusó al ministro socialista, Luis Planas, de autorizar la caza "cuando el estado de alarma no lo permitía". De esta forma, Podemos exigía que no se llamara a los cazadores buscando favorecer económicamente a las entidades del movimiento ecologista.
Finalmente, Luis Planas, quien fuera consejero de la Junta de Andalucía en dos mandatos bajo las presidencias de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, claudicó a las peticiones de la extrema izquierda otorgando la susodicha subvención de más de medio millón de euros a las organizaciones ecologistas.
Elena Berberana. Libertad Digital.
 

-Las medidas de apoyo al sector agrario adoptadas por Bruselas deben tener mayor ambición presupuestaria y ser complementadas por el gobierno español
Las medidas anunciadas por la Comisión Europea y que responden en buena parte a las peticiones de ASAJA, especialmente en lo que al almacenamiento privado se refiere, han sido bien acogidas por el sector, como un paso positivo en apoyo a los sectores afectados, si bien deben incrementar su dotación presupuestaria y deben subsanarse algunos olvidos. No obstante, estas medidas comunitarias deberían ser complementadas por otras de carácter nacional destinadas paliar las pérdidas que sufren los productores y a reorientar el consumo mientras dure el cierre del canal HORECA.
ASAJA ha acogido con satisfacción las medidas adoptadas por la Comisión Europea la pasada semana que tienen por objeto hacer frente a los efectos del COVID-19 en el sector agrario, especialmente en materia de activación del almacenamiento privado de productos lácteos (leche en polvo, mantequilla y queso) y productos cárnicos (vacuno, ovino y caprino). Para estas retiradas de productos del mercado se destinan 30 y 46 millones de euros respectivamente y el periodo de almacenamiento será de un mínimo de 2 a 3 meses hasta un máximo de 5 a 7 meses.
No obstante, detectamos en el documento de la Comisión algunos olvidos importantes.  ASAJA echa en falta que no se incluya subsectores como el porcino ibérico y los lechones o que no se adopten medidas directas a la renta para los productores de flores y plantas ornamentales cuyos mercados se han visto cerrados como consecuencia de la declaración del Estado de Alarma. Igualmente, hemos demandado otra serie de medidas que no requieren gasto adicional alguno como es que se permita la entrada del ganado para pastar en los barbechos declarados Superficies de Interés Ecológico, con el fin de reducir costes de producción para los ganaderos y el uso de productos de protección de cultivos que permitan asegurar las producciones en este tipo de superficies, y la excepción generalizada del requisito de dar salida a un 60% de corderos y cabritos de las explotaciones para acceder al pago asociado para los ganaderos de ovino y caprino.
Además, la Comisión propone una nueva medida temporal solo para 2020, “con un propósito muy específico y sin precedentes”, como explica el texto. Se trata de “una suma a tanto alzado” de 5.000 euros para los agricultores y hasta 50.000 euros para las PYMES”. ASAJA valora esta medida ya que puede suponer un alivio económico para aquellos productores que están pasando por dificultades económicas graves como consecuencia de la paralización de los mercados, si bien es necesario aumentar estos importes o complementarlos con fondos nacionales a través de ayudas
de Estado o procedentes del Desarrollo Rural.
No obstante, con las medidas de almacenamiento privado adoptadas por Bruselas se reducirá la oferta de producción en el mercado, pero nada más. ASAJA considera esencial que, de forma complementaria, el Gobierno de España adopte otra serie de medidas destinadas a reequilibrar la oferta-demanda de productos agroalimentarios en el mercado. El cierre del canal HORECA ha afectado sobremanera a determinados sectores productivos, esencialmente las carnes más nobles o el vino y es necesario arbitrar medidas que vayan destinadas a revertir esta situación.
Por otra parte, demandamos al Ministerio de Agricultura acciones concretas para involucrar a la Gran Distribución para que priorice en sus lineales la oferta de productos nacionales, al tiempo que se realizan gestiones para incrementar las exportaciones de nuestros animales. También son necesarias campañas de promoción que fomenten el consumo de la producción nacional, así como ejercer un mayor control y vigilancia de los contratos ganaderos para evitar incumplimientos, en los mismos. Por último, se deben implementar medidas fiscales como aplazamiento del IVA o la exención de cuotas de la Seguridad Social que contribuyan a aliviar la carga impositiva para los empresarios agrarios más afectados por esta crisis. 
ASAJA.
 
 
-El sector avícola ha denunciado la falta de ayudas en un contexto marcado por la crisis del coronavirus y por el desplome de los precios en origen, con caídas de hasta el 30%, lo que se traduce en una situación "insostenible" para miles de familias y en pérdidas de más de 600 millones este año, según ha señalado la Asociación Interprofesional de la Avicultura de Carne de Pollo (Propollo).
En este sentido, la interprofesional, que ha reclamado soluciones concretas "inmediatas", ha afirmado que, los precios de la carne avícola, se está desplomando en origen, mientras que los costes de producción y logística se elevan de forma progresiva.
Asimismo, según ha denunciado, mercados como Polonia o Italia están trasladando sus excedentes de producción a España, aún a costa de ser vendido con pérdidas, lo cual agrava más el mercado español, donde, sólo debido a la caída del turismo y el canal Horeca, el sector ha perdido un 25% de la demanda.
"Desde el inicio hemos reclamado apoyos económicos para el almacenamiento en frío de esta producción, a fin de evitar esta situación en las granjas y adecuar de forma progresiva nuestra producción a la situación actual, minimizando así las pérdidas", ha señalado la interprofesional.
Desde Propollo han solicitado al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, la "imperiosa" necesidad de trasladar a la Comisión Europea la adopción "inmediata" de medidas de apoyo para el sector avícola como ya se ha hecho con otros sectores y teniendo en cuenta que el consumo avícola representa el 24% nacional en producción y la mayor carne consumida entre los españoles.
"Toda la cadena avícola está en grave riesgo de colapsar de mantenerse esta situación", han advertido desde la interprofesional, que solicita ayudas económicas para el congelado y almacenamiento en frío de productos avícolas y pide a la Comisión Europea que tome medidas sobre la importación de carne avícola de terceros países
Propollo reúne a más de 65 empresas, con más de 5.000 granjas y centros de producción, 281 salas de despiece y procesamiento, y da empleo directo a más de 40.000 profesionales, representando al 90% del sector.
Siglo XXI.
 
 

-ASAJA Ciudad Real exige a la CHG que aplace el control de caudalímetros hasta que termine el Estado de Alarma decretado por el COVID-19
La organización agraria entiende que el Organismo de cuenca pone en riesgo la salud de los agricultores y de los trabajadores de Tragsatec al continuar con las inspecciones durante el estado de alarma. ASAJA reclama actuar con responsabilidad social, compromiso y tener un comportamiento ejemplarizante.
La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ciudad Real reconoce la labor de control y vigilancia del plan de inspecciones de caudalímetros en el Alto Guadiana de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) para evitar posibles despilfarros de agua o irregularidades. La organización agraria entiende que de esta manera no solo se protege el interés general de la sociedad para con un bien tan vital como el agua, sino que protege a los regantes que se están esforzando, y mucho, para cumplir con toda la normativa y lo están haciendo bien.
De la misma manera, ASAJA considera que, por responsabilidad social y en aras de una mayor prevención para todos, la CHG debería aplazar las inspecciones hasta que termine el Estado de Alarma decretado como consecuencia de la importante crisis sanitaria generada por el COVID-19 que estamos sufriendo; máxime cuando la temporada de riego en la zona aún no ha comenzado ni hay previsión de que sea algo inminente gracias a las precipitaciones registradas en las últimas semanas en la provincia.
En este punto es conveniente recordar que el sector agrario no ha parado durante el estado de alarma para seguir produciendo alimentos y abastecer a la sociedad con productos de calidad. Los agricultores y ganaderos están afrontando la crisis sanitaria con compromiso y responsabilidad, aplazando aquellas tareas agrícolas que no son estrictamente necesarias para garantizar la producción. Desde ASAJA pedimos un comportamiento similar en todos los sectores y, especialmente, en todas las tareas que deben desarrollar las propias Administraciones, para que sean ejemplarizantes.
Según ha podido saber la organización agraria a través de los medios de comunicación, la CHG lejos de platearse un cese momentáneo en la actividad de las inspecciones ante la complicada situación en la que nos encontramos, habría reforzado la plantilla de inspectores y su flota de vehículos. Desde ASAJA consideramos que podría ser un momento ideal para invertir esos recursos en agilizar la resolución de los numerosos expedientes que llevan esperando años. De este modo, la CHG podría cumplir de una vez por todas con los plazos de resolución que la propia ley señala y que lleva decenas de años quebrantando; un hecho que crea inseguridad jurídica y que está dificultando seriamente la viabilidad de las explotaciones de los agricultores.
Inspecciones y caudalímetros.
ASAJA solicita que, de continuar con las inspecciones durante el estado de alarma, la CHG haga al menos un requerimiento previo, con antelación, a los regantes para que se puedan personar en los controles. No estaría de más porque al fin y al cabo los vigilantes tienen que entrar en una propiedad privada para hacer las comprobaciones y a nadie nos gusta que entren en nuestra casa sin que al menos nos lo comuniquen.
Además, la organización agraria recuerda que, atendiendo a las recomendaciones de la propia CHG, la mayor parte de los regantes tienen sus caudalímetros en un lugar protegido y se instalan en casetas o arquetas con el objetivo de evitar robos, la manipulación de terceros, o sean víctimas de actos vandálicos. Un hecho que no significa que estén “ocultos” a la autoridad de control.
Tablas de Daimiel.
Por otra parte, la organización agraria rechaza la continuidad del encharcamiento de las Tablas de Daimiel usando los pozos de sequía, que siguen activos a pesar de que no vaya a aportar más agua al Parque Nacional, toda vez que los terrenos son vasos comunicantes, lo que se traduce en un movimiento circular del agua sin ningún efecto y con un gasto energético innecesario. ASAJA recuerda que lo que está legalmente previsto desde hace ya 25 años en el Real Decreto-ley 8/1995, así como en la propia Ley del Plan Hidrológico Nacional de 2001, en el Plan Hidrológico del Guadiana de 2016 y, finalmente, en el Plan Especial de Sequía de 2018 (PES) en caso de que sea necesario, es una derivación de 20 hm3 desde la cabecera del Tajo, hasta la Tubería Manchega, a través del acueducto Tajo-Segura, y aún no se ha hecho.
Revisión Plan Especial de Sequía.
Por último, ASAJA solicita la revisión del Plan Especial de Sequía ya que, una vez puesto en marcha, es notorio que los indicadores y escenarios que se establecen difieren bastante con la consecución de sus fines. Según este Plan, la mayor parte de la zona del Alto Guadiana está en este momento en un escenario de “alerta” de sequía por escasez, cuando en la zona ha llovido un 30% más en lo que llevamos de año hidrológico con respecto al año pasado. Esto ha provocado, por parte de la CHG así como por la Consejería de Agricultura y Agua, el ajuste de las extracciones de agua para riego, adicional a las dotaciones ya restringidas en años anteriores y que los agricultores están soportando.
ASAJA Ciudad Real.
 
 

-El número de parados en el sector de la agricultura descendió un 10,69% durante el primer trimestre, en comparación con el último trimestre de 2019, y la cifra queda en 164.300 desempleados.
Así se desprende de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) divulgados este martes, en la que detalla que 19.700 personas abandonaron la lista del paro durante este primer trimestre en el sector, respecto a los tres meses previos. En comparativa interanual, el número de desempleados se reduce en 9.300 personas, lo que supone un descenso del 5,37%.
De acuerdo a los datos de la EPA, el sector de la agricultura registró 784.800 ocupados, un -1,15 % menos respecto a los tres meses previos y un 6,54 % inferior a la cifra del tercer trimestre del año anterior.
La estadística se traduce en 9.100 ocupados menos frente al trimestre anterior y 54.900 menos que hace un año.
Dadas las circunstancias excepcionales de las dos últimas semanas de ese trimestre, con la vigencia del estado de alarma debido al coronavirus, el INE detalla cómo afectó a los datos de la EPA en términos globales, sin especificar por sectores.
En cifras generales, la pandemia de la COVID-19 paralizó el trabajo de 562.900 personas afectadas por ERTE o por los paros de sus empresas y elevó a 285.600 los empleos destruidos en el primer trimestre del año, pese a haber afectado solo en las dos últimas semanas de marzo.
La ocupación se redujo en 285.600 personas en el primer trimestre del año, hasta los 19,6 millones de empleados en el mayor descenso desde 2013.
En cuanto al paro, el número de personas desempleadas se incrementó en 121.000 hasta los 3,31 millones, lo que eleva la tasa al 14,41 %, la mayor alza en un trimestre desde hace siete años.
El INE advierte de que la caída de la ocupación no incluye a los trabajadores afectados por un ERTE y apunta que 562.900 ocupados declararon “no haber podido trabajar” por paro parcial de su empresa o por haberse visto afectado por uno de estos expedientes.
Agroinformación.
 
 
- Los aranceles impuestos por Estados Unidos a productos agroalimentarios europeos, los problemas de transporte generados por la crisis del Covid-19 y las consecuencias económicas que de ella se deriven tendrán consecuencias en la demanda mundial de aceite de oliva procedente de la UE, así como en las exportaciones europeas que, según un informe de la Comisión Europea (CE), podrían caer un 8% en esta campaña.
En este estudio sobre las perspectivas a corto plazo, la CE destaca que hasta febrero las exportaciones de intracomunitarias crecieron en volumen (+ 9% interanual) y cayeron en valor (8%), y en este punto hace referencia a que los aranceles estadounidenses desempeñaron un papel importante en esta caída, puesto que el descenso del valor de las exportaciones estadounidenses representa el 94% de la caída general. Asimismo, indica que el valor unitario de las exportaciones de España e Italia, a los EE.UU, descendió un 22% y un 12% respectivamente.
Por otra parte, tras las medidas de confinamiento para atenuar la crisis del Covid-19, las ventas minoristas de aceite de oliva aumentaron, particularmente en los principales países productores de la UE. Esto, junto con los bajos precios, se espera que contribuya a una recuperación general del consumo en esos Estados miembros (+13% interanual).
El descenso del valor de las exportaciones estadounidenses representa el 94% de la caída general
Producción y precios
En 2019/2020, la producción de aceite de oliva de la UE se acercó a los 2 millones de toneladas, lo que supone un 15% menos en comparación con la última campaña, destaca la CE. Añade que la caída de la producción en nuestro país (-35%) no se verá compensada completamente por otros aumentos, a pesar de la buena campaña en Italia y la recuperación de países como Grecia y Portugal, con incrementos del 43% y 30%, respectivamente.
Asimismo, debido a las amplias existencias iniciales, la disponibilidad general sigue siendo alta (12% por encima del promedio de los últimos cinco años), lo que continúa presionando a los precios. Señala que para mantener los precios se establecieron ayudas al almacenamiento privado, mecanismo bajo el que se almacenan más de 213.000 tn, de origen España principalmente (92%) y categoría lampante (86%), que volverán al mercado en el mes de agosto.
Respecto a los precios, este informe destaca que en febrero comenzaron a estabilizarse, y el del aceite de oliva virgen de la UE revirtió el descenso de los últimos cinco meses, pero aún permanece un 40% por debajo del promedio de los últimos cinco años para el mismo mes.
Olimerca.
 
 
- Las mascarillas han llegado a nuestras vidas para quizá no salir jamás. Todos los gobiernos recomiendan su uso una vez salgamos del confinamiento. Pese a que su efectividad ha sido discutida, se trata de un instrumento de bajo coste que puede reducir potencialmente un riesgo enorme. De ahí su repentina ubicuidad, una a la que Occidente no estaba acostumbrado.
A corto plazo, la fiebre puede llegar incluso a las vacas. Aunque por motivos muy diferentes.
El metano. Una leyenda urbana ha sido repetida durante años: "Los pedos de las vacas son uno de los mayores responsables del calentamiento global". La frase, como tal, es falsa. Aunque esconde parte de verdad. Por un lado, el sector ganadero es el responsable del 14% de los gases que contribuyen al efecto invernadero. En ese proceso, los aires de las vacas representan un 39% del total. Un porcentaje significativo.
Ahora bien. Dos grandes peros: no emiten dióxido de carbono sino metano; y no se trata de flatulencias sino de eructos. El 95% de sus gases, fruto inevitable de sus complejos sistemas digestivos, proviene de su boca y nariz. Es aquí donde entran las mascarillas: ¿y si hubiera una forma de filtrar ese metano, de limitar su impacto?
La respuesta. La ofrece Zelp, una empresa fundada en 2017 y dedicada a la fabricación de mascarillas para ganado. Como cuenta este reportaje de Bloomberg, su producto, en pruebas, aún no cuenta con el beneplácito de la investigación científica. En esencia, sus mascarillas absorben el metano y lo sintetizan en CO2 (un gas menos potente amplificando el efecto invernadero) mediante pequeñas baterías solares.
¿Un impuesto al jamón? Hay quien ya lo plantea como el mejor modo para comer menos carne.
¿Funciona?
La ciencia aún no se ha pronunciado. En cualquier caso, algunos conglomerados del sector, como ABP, ya han aceptado probarlas. Idealmente, las mascarillas costarían unos 40€ la unidad y podrían incorporar un acelerómetro y un sensor GPS para monitorizar al animal y controlar su nivel de estrés. Las mascarillas, en versión beta, aún no son del todo cómodas.
Incentivos.
¿Qué llevaría a un ganadero a invertir en algo así? Algunos estados se han propuesto reducir sus emisiones, entre ellas las de metano. Futuras regulaciones podrían dirigirse al sector agropecuario (hay más de 1.000 millones de vacas en todo el mundo) y podrían penalizar a las empresas menos sostenibles (por ejemplo, mediante impuestos a la carne).
La industria alimentaria, cabe remarcarlo, no es la del automóvil ni la del azúcar. La Unión Europea ha intentado regular específicamente las emisiones de metano de las granjas, pero se ha topado con una gran oposición política. Países como Dinamarca o Suecia han tanteado gravar el consumo de carne sin éxito, ante fuertes resistencias.
Cifras.
A grandes rasgos, el impacto de la agricultura, pesca y otros usos de la Tierra en el efecto invernadero podría ascender al 25% del total. En este proceso la carne tiene un papel fundamental. Las explotaciones ganaderas representan el 27% del uso global de la tierra, y el consumo de carne, no el de lejanía, es el principal factor que explica la huella alimental de cualquier dieta.
                 Mohorte. Magnet.
 
 

- Nuevo documental respaldado por Michael Moore en YouTube revela los enormes impactos ecológicos de las energías renovables.
En los últimos 10 años, todos, desde influyentes famosos como Elon Musk, Arnold Schwarzenegger y Al Gore, hasta las principales marcas de tecnología como Apple, han afirmado en repetidas ocasiones que, tanto   las energías renovables como los paneles solares y los parques eólicos son menos contaminantes que los combustibles fósiles.
Pero un nuevo documental, "El planeta de los humanos", que se publica hoy de forma gratuita en YouTube, el 50 aniversario del Día de la Tierra, revela que los parques eólicos industriales, los parques solares, la biomasa y los biocombustibles están destruyendo los entornos naturales.
“Planet of the Humans fue producido por el cineasta ganador del Oscar Michael Moore. "Supuse que los paneles solares durarían para siempre", dijo Moore a Reuters. "No sabía qué fue lo que los hizo".
La película muestra tanto parques eólicos industriales y solares abandonados como otros nuevos en construcción, pero después de la tala de bosques. "De repente me di cuenta de que lo que estábamos viendo era una zona muerta solar", dice el cineasta Jeff Gibbs, mirando una antigua granja solar en California. "Aprendí que los paneles solares no duran".
Al igual que muchos documentales ambientales, en "Planet of Humans", muchos hooligans respaldan las ideas desacreditadas de Malthus de que el mundo se está quedando sin energía. "Tenemos que tener nuestra capacidad de consumo reinados", dice un líder ambiental bien peinado. "Sin una gran desaparición de la población humana no hay vuelta atrás", dice un científico.
Pero en verdad, la humanidad nunca ha estado en riesgo de quedarse sin energía. Siempre ha habido suficientes combustibles fósiles para impulsar la civilización humana durante cientos y quizás miles de años, y la energía nuclear es efectivamente infinita.
la retórica apocalíptica resta poco al corazón del documental, que expone la complicidad de los activistas climáticos en la promoción de la biomasa y el gas natural intensivos en contaminación.
La película descubre una gran cantidad de información que nunca había visto antes. Muestra a la jefa de sostenibilidad de Apple, la ex jefa de la EPA, Lisa Jackson, afirmando en el escenario en un evento de Apple: "Ahora ejecutamos Apple con energía 100% renovable", con fuertes aplausos.
Pero Gibbs entrevista a un científico que investigó los programas corporativos de energías renovables que dijo: "No he encontrado una sola entidad en ningún lugar del mundo que funcione solo con energía solar y eólica al 100%". La película muestra un bosque talado para construir una granja solar de Apple.
Después de que el fundador del Día de la Tierra, Denis Hayes, afirmara en un concierto del Día de la Tierra de 2015 que el evento estaba siendo impulsado por energía solar, Gibbs va detrás del escenario para descubrir la verdad. "El concierto está dirigido por un sistema de generación de diesel", dijo el vendedor de energía solar. "Eso mismo podría hacer funcionar una tostadora", dijo otro vendedor.
La película también desmiente la afirmación hecha por Elon Musk de que su "Gigafactory" para fabricar baterías funciona con energías renovables. De hecho, está conectado a la red eléctrica.
La película revela que el activista climático Bill McKibben de 350.org, y el Sierra Club, apoyaron una iniciativa de votación en Michigan que habría requerido que el estado obtuviera el 25% de su electricidad de las energías renovables para 2025, y que la iniciativa fue respaldada por intereses industriales de biomasa , y que los esfuerzos para construir una planta de biomasa en la Universidad Estatal de Michigan fueron fuertemente rechazados por activistas climáticos, incluidos los de 350.org.
La película muestra al capitalista de riesgo de Silicon Valley, Vinod Khosla, diciéndole a Leslie Stahl sobre "60 minutos" que su planta de biocombustibles producía "Gasolina verde limpia". Después de que Stahl preguntó cuál era el inconveniente, Khosla dijo: "No hay inconveniente". Un año después, la compañía de Khosla se declaró en bancarrota y dejó de pagar un préstamo de $ 75 millones que recibió del estado de Mississippi. Produjo biocombustibles por $ 5 a $ 10 por galón, "incluso sin contar el costo de construcción de la planta", señaló Steve Mufson de Washington Post en 2014. Dos empresas anteriores de biocombustibles de Khosla ya se habían declarado en bancarrota después de recibir cientos de millones de subsidios del gobierno federal. Los accionistas demandaron a la compañía de Khosla por fraude.
"Planet of the Humans" señala que Al Gore aceptó personalmente el dinero de los combustibles fósiles en 2013 cuando él y un copropietario vendieron Current TV a Al Jazeera, que es financiado por el estado de Qatar, la nación exportadora de gas cuyos ciudadanos tienen el mayor Capita huella de carbono en el mundo.
Un año antes, Gore había dicho que el objetivo de "reducir nuestra dependencia del costoso petróleo sucio" era "salvar el futuro de la civilización".
La película muestra a Jon Stewart, el presentador de "The Daily Show" de Comedy Central, y le pregunta a Gore: "¿No podría encontrar, para su negocio, una opción más sostenible?"
"¿Qué no es sostenible al respecto?" respondió Gore.
"¿Porque está respaldado por dinero de combustibles fósiles?" dijo Stewart
Como parte del acuerdo, se informó que Gore recibió $ 100 millones. A los activistas climáticos no les molestó. "No creo que la comunidad esté demasiado molesta", dijo un ambientalista políticamente activo al Washington Post sobre el acuerdo de Gore con Qatar. "Mi sentido personal es que consiguió un buen trato".
El socio comercial de Gore, David Blood, "convierte los bosques en ganancias", señala Gibbs.
El principal problema con los biocombustibles es la superficie de tierra que requiere debido a su baja densidad de potencia. Si Estados Unidos reemplazara toda su gasolina con etanol de maíz, necesitaría un área un 50 por ciento más grande que todas las tierras de cultivo actuales de Estados Unidos. Incluso los biocombustibles más eficientes, como los hechos con soja, requieren de 450 a 750 veces más tierra que el petróleo. El biocombustible de mejor rendimiento, el etanol de caña de azúcar, ampliamente utilizado en Brasil, requiere 400 veces más tierra para producir la misma cantidad de energía que el petróleo.
Públicamente, los defensores de las energías renovables promueven los paneles solares como una alternativa a los combustibles fósiles. "Hubo días en que Alemania estaba generando el 80 por ciento de su energía a partir de energía solar", dijo Mckibben. En realidad, la energía eólica y solar proporcionaron solo el 34 por ciento de la electricidad alemana en 2019, y Alemania depende de la quema de gas natural, carbón y biogás a partir del maíz.
"En el Fondo del Siglo Verde, recomendado por 350.org", informa Gibbs, "Encontré menos del uno por ciento de energía solar y eólica y 99% de cosas como infraestructura de minería, petróleo y gas, un explotador de arenas bituminosas, McDonald's, Archer Daniels ... Coca-Cola ... y muchos bancos, incluido Black Rock, el mayor financiador de deforestación en la tierra ".
"Las plantas que estamos construyendo, las plantas eólicas y las plantas solares, son plantas de gas", dijo Robert F. Kennedy Jr. a los inversores de petróleo y gas. Sobre otro proyecto, Ivanpah, dijo, "Es una turbina que tomamos de una planta de gas y la suspendemos de un gran andamio, una torre y la rodeamos con espejos gigantes en el desierto".
La construcción de la granja solar Ivanpah causó la muerte de cientos de tortugas del desierto. "Los desiertos no están muertos", dijo el cineasta. "De hecho, están llenos de vida antigua". La película señala los requisitos de materiales masivos de las energías renovables.
Los paneles solares requieren dieciséis veces más materiales en forma de cemento, vidrio, hormigón y acero que las plantas nucleares, y generan trescientos veces más desechos.
El hombre señaló que Koch Industries proporciona muchos de los materiales utilizados para construir paneles solares y granjas solares industriales. "La parte divertida es que cuando criticas plantas solares como esta te acusan de trabajar para los hermanos Koch", se ríe. “Esa es la idiotez. Esto se basa en los procesos industriales más tóxicos que hemos creado”.
¿Qué impulsa a las personas que creen que quieren salvar el medio ambiente a destruirlo?
El cineasta insinúa que el deseo de "sostenibilidad" es realmente un deseo de una especie de inmortalidad. "Lo que diferencia a las personas es que sabemos que algún día moriremos", dice un sociólogo. "Nos envolvimos en sistemas de creencias y cosmovisiones".
"Las personas de la izquierda y la derecha que piensan que podremos instalar paneles solares en el futuro", dice, "creo que eso es delirante".
La buena noticia, dice el hombre, es que "una vez que aceptas la muerte, todo es posible".
Michael Shellenberger.
 
 
-ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias retomarán, en cuanto la situación lo permita, las movilizaciones aplazadas el pasado 10 de marzo ante el agravamiento de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Casi dos meses de parón de la actividad en los que sin embargo el sector, considerado como esencial, ha intensificado sus esfuerzos para garantizar el abastecimiento de la población, al tiempo que ha apoyado a la sociedad tanto en la limpieza de las calles como en la donación de Equipos de Protección Individual (EPIs), entre otras muchas cuestiones durante el estado de alarma. Y todo ello pese a la insostenible situación que atraviesa el sector.
De esta forma, las organizaciones agrarias ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias, retomarán el calendario de movilizaciones, una vez que acabe el estado de alarma, que comenzaron en Jaén en el mes de mayo de 2019 y que en 2020 arrancó con los exitosos cortes de las cuatro autovías que cruzan la provincia, y que siguió con las concentraciones en los 97 municipios de la provincia. Protestas con las que el sector quiere visibilizar la crítica situación de bajos precios en origen que estamos sufriendo desde hace dos años.
Con las movilizaciones generalizadas se ha conseguido que el problema de los precios formara parte de la agenda política, así como una modificación en la Ley de la Cadena Alimentaria, que databa de 2013 y no había dado resultados tangibles, aunque todavía tienen que concretarse varios aspectos para que se refleje su verdadero impacto en el sector.
Con todo, las organizaciones, que insisten en que se respetará el estado de alarma, aseguran que “seguimos en un estado de “movilización permanente” y el sector continuará con las movilizaciones hasta que se comience a vislumbrar una recuperación de las cotizaciones y soluciones al problema estructural que sufrimos desde hace dos años”.
Recordamos nuestras principales reivindicaciones recogidas en el Memorando en defensa del aceite de oliva:
-Unos precios ruinosos sin justificación deben ser Cuestión de Estado. Exigimos una mesa interministerial para solucionar el problema
-No más engaños. Revisión completa del sistema de almacenamiento privado, con un presupuesto garantizado y transparente, para tener precios dignos
-No a los aranceles. No somos culpables de lo que hacen otros sectores. Los aranceles para los aviones, no para los agricultores
-Reclamamos la inmediata autorregulación del mercado
-Perseguir la banalización del aceite de oliva y su uso como producto reclamo. Acabar con la venta a pérdidas
-Exigimos una investigación de oficio de la Comisión de Competencia ante la posible fijación de precios por parte de la distribución
-Mantenimiento del olivar y apuesta por el relevo generacional
-Medidas de apoyo para el olivar con mayores dificultades
-Apuesta por un olivar rentable, que fije la población, luche contra el despoblamiento del medio rural y proteger el medio ambiente
-Necesitamos agua para el riego y así tener un olivar más competitivo
-Firme apuesta por la comercialización, la promoción del consumo, la concentración de la oferta, la diferenciación y el asociacionismo
-Asegurar la trazabilidad, la pureza y la calidad del aceite de oliva
Agronegocios.
 
 
-La situación y evolución reciente del sector oleícola, las estrategias de futuro que contribuyan a su modernización y a hacerlo más competitivo, así como los motivos de la actual situación de precios bajos en origen, centran el Informe Anual de Coyuntura del Sector Oleícola.
Éste ha sido publicado por la Cátedra Caja Rural de Jaén José Luis García-Lomas Hernández de Economía, Comercialización y Cooperativismo Oleícola de la Universidad de Jaén, bajo la dirección del catedrático de Comercialización e Investigación de Mercados de la UJA Manuel Parras Rosa y la participación de veintena de investigadores de la universidad jiennense.
Este documento está dividido en cuatro grandes apartados, en los que se analizan cuestiones tales como la estructura de la cadena de valor de los aceites, el marco regulador europeo de la comercialización de los aceites de oliva, la situación y evolución de los distintos tipos de olivar, la oferta de aceites de oliva por tipos, los costes de producción y las estrategias para reducirlos, los precios en origen y destino mostrando la diferencia entre los precios que perciben los productores y los que pagan los consumidores, la situación y evolución de la demanda, el comercio exterior, las tendencias en el consumo de alimentos y de aceites de oliva, la digitalización del sector, etc.
Finalmente, el informe recoge dos monográficos, uno dedicado a analizar los distintos tipos de negocios oleícolas que han surgido fruto de la expansión del olivar en los últimos años, y otro al oleoturismo, una estrategia de diversificación “concéntrica” con mucho potencial, si no se confunden “recursos turísticos” con “productos turísticos”.
Olimerca.
 
 
-La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) reivindicó hoy el papel de la agricultura y de la industria agroalimentaria ante la Comisión para la Reconstrucción Económica y Social de España que se constituirá en los próximos días, al representar más del 15% del PIB.
Asimismo, Fenacore recuerda que este sector da empleo a más de un 4% de la población activa, sin contar los ocupados en el sector agroindustrial y de servicios agrarios. Es decir, sirve como motor para la creación de puestos de trabajo, especialmente, en las zonas rurales, como demuestran los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que revelan que 13 de las 15 provincias que más habitantes han perdido durante los diez últimos años son aquellas que menos superficie regada tienen. Un efecto del regadío que a su vez puede contribuir a dinamizar la demanda interna, fundamental para activar la economía a corto plazo.
Y en esa labor de recuperación, los regantes también defienden el efecto multiplicador y el retorno que tendría la inversión en infraestructuras hídricas, pese a que las previsiones sobre el desplome del PIB y la escalada del déficit y la deuda hacen prever nuevos recortes presupuestarios. De esta manera, se suman a la petición de la Alianza por la Competitividad de la Industria Española, que recientemente ha reclamado acelerar las inversiones públicas ya licitadas en infraestructuras hidráulicas, entre otras, para impulsar el retorno de la actividad económica de España.
En este escenario, Fenacore considera que la prioridad de la política hidrológica debe ser sacar adelante un nuevo Plan Hidrológico Nacional y ejecutar las actuaciones ya contempladas en los diferentes planes de cuenca, donde se incluyen no sólo obras de regulación sino también de modernización y medidas complementarias de gestión de la demanda para optimizar el consumo y garantizar el suministro de alimentos a las tiendas y supermercados en momentos críticos como el actual.
Según el presidente de Fenacore, Andrés del Campo, “los agricultores estamos llamados a cumplir un papel crucial para la recuperación económica de España, por lo que deberían tenernos más en cuenta a la hora de consensuar las estrategias frente a la crisis del coronavirus”.
Fenacore.
 
 
-Hace tan solo dos meses el mundo de la agricultura tenía unos problemas claramente definidos, históricos, si me apuran crónicos, pero eran de todos conocidos. Las últimas reivindicaciones más vehementes giraban en torno a la recurrente polémica sobre los precios en origen y en destino, el incremento de precio en la cadena de valor hasta ver el producto en los lineales de los supermercados y se establecían diversas mesas de negociación intersectoriales para tratar de acercar posturas.
A día de hoy, un enemigo invisible, que no entiende de fronteras ni de divisiones territoriales, que no tiene predilección por uno u otro sector económico, ha dinamitado las reglas del juego, sí, hablo de la pandemia mundial COVID-19. Con más de 2,5 millones de casos confirmados en todo el mundo, y en torno a los 185.000 fallecidos, este virus ha hecho tambalear no sólo los cimientos de la sanidad de todos los países sino también su robustez económica.
Mucho se habla estos días de la situación de los millones de autónomos de nuestro país, y de sectores de la economía como la restauración, el transporte, el turismo, y tantos subsectores que en un contexto de dos meses de confinamiento sufren las consecuencias de afrontar pagos y no percibir ingresos, pero, ¿qué pasa con la agricultura?
A nadie se le escapa que en tiempos de crisis e incertidumbre como la que vivimos la población tiende a hacer acopio de alimentos incluso por encima de sus necesidades de consumo y almacenamiento, pero también es cierto que los patrones de compra han variado, las necesidades se orientan a otra tipología de alimentos y la oferta y demanda tienen que auto equilibrarse a marchas forzadas en un muy breve espacio de tiempo, y el campo tiene sus tiempos.
Nuestro sector productivo, el sector primario del que tanto se habla en momentos difíciles, está haciendo un esfuerzo heroico por mantenerse a flote. Cuando accedemos a un supermercado y llenamos nuestro carro no nos damos cuenta de lo que está pasando aguas abajo en la producción en origen motivado por este COVID-19, de hecho, solo nos quejamos si el producto que queremos no está disponible.
La transformación digital, asignatura pendiente en la agricultura.
Ahora no se trata de nadar a la orilla más cercana, sino de no hundirse. Miles de agricultores en todo el país tienen que hacer frente a sus actividades de producción encarando un futuro incierto y ante un cambio radical en las reglas del juego. El mercado interno no es capaz de absorber la producción debido al cierre del canal HORECA, los hábitos de compra han cambiado desde el comienzo del estado de alarma el pasado 14 de marzo, desplazando productos al ostracismo con lo que sus precios han caído en picado, mientras que de otros no hay capacidad para surtir el mercado, el cierre de fronteras y las limitaciones de tránsito y transporte internacional limitan considerablemente las exportaciones, y en este río revuelto otros países más laxos en cuanto a medidas de prevención frente al coronavirus aprovechan para introducir sus productos en mercados que antes nos eran propios.
También las normativas y regulaciones internacionales van a remolque de la actualidad adoptando medidas tardías y en ocasiones con escaso consenso, la clásica petición de IVA superreducido para productos de algunos subsectores que se ha visto aparcada y es posible que por golpes del azar se resuelva favorablemente de forma automática por los problemas y perjuicios económicos creados como medida de alivio e incentivo a esos productos y actividades, los canales de venta deben reinventarse viendo como cada vez más agricultores tienen que llevar a cabo una forzada transformación digital para hacer llegar sus productos directamente al consumidor o de la forma más directa posible en aras de reducir costes e incrementar márgenes, en definitiva, el escenario global del sector ha cambiado por completo y no es muy halagüeño.
El riego, factor clave de la Seguridad Alimentaria
Aún está por ver qué subvenciones podrán ser efectivas dado el clima mundial de recortes económicos y la viabilidad de los programas actualmente en curso, ya que gran parte de los fondos en las economías mundiales se está usando para la compra de equipos sanitarios de lucha contra la pandemia y para el apoyo mediante ayudas directas a los más desfavorecidos en muchos sectores por delante del agrícola.
Y aun así nuestros agricultores siguen produciendo, reinventándose y ajustando sus costes para poder asegurar que ese servicio esencial que es el abastecimiento de alimentos se siga prestando con normalidad. Hay falta de jornaleros, de mano de obra muy específica en algunos sectores que provenía de personal inmigrante, y que con los cierres de fronteras provoca un aumento de los costes o simplemente imposibilitan llevar a cabo esos trabajos.
Y si damos el salto a los países menos desarrollados el panorama no es mucho mejor, 265 millones de personas están amenazadas de hambruna por la crisis del coronavirus, duplicando el valor que hasta ahora manejaban todos los organismos internacionales en la actualidad previa. Una agricultura de subsistencia, la falta de acceso a materias primas esenciales, o el encarecimiento del precio de los alimentos por la ausencia de comercio internacional ante el cierre de fronteras por efecto del coronavirus, hacen que países muy dependientes de las importaciones no puedan producir internamente lo suficiente para autoabastecerse.
Además, cosechas de muchos países del mundo van a perderse o reducirse considerablemente por esa falta de insumos, no pudiendo alcanzarse la seguridad alimentaria. La solución más eficiente sigue siendo el riego, y especialmente el riego localizado, dado que las producciones que se obtienen en estos países alcanzan en ocasiones 6 veces la producción de la misma superficie en secano, pero lo atropellado de las soluciones no permite una transferencia tecnológica y dotación de medios para llevarlo a cabo de forma inmediata, y la correcta gestión de los recursos hídricos aún es una asignatura pendiente en muchos países que no tienen carencias ni limitaciones en este sentido, con lo que no ven una dirección directa en su uso localizado y racional y el rendimiento obtenido.
Los próximos meses serán cruciales a nivel mundial para conocer la orientación que se va a dar a este sector y la adaptación del modelo productivo a la nueva realidad que no volverá a ser igual a lo que ya conocíamos. Una vez superada la crisis sanitaria y cuando los árboles nos dejen ver el bosque, habrá que pensar en un sector productivo indispensable para todos y poco nombrado en esta crisis, la gente sigue trabajando las tierras, ya sea con una agricultura familiar, comercial o de subsistencia, luchando por sacar adelante un sector productivo estrechamente ligado a muchos de los objetivos de la agenda 2030 que se verá también muy tocada, que directa o indirectamente proporciona sustento económico a millones de familias en todo el mundo, y que no nos olvidemos tiene la ardua tarea de dar de comer a 7.700 millones de personas en este planeta.
Tan solo estamos viendo la punta del iceberg…
iagua.
© 2020  |  www.cronicaeconomica.com   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad