Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Logo de cronicaeconomica.com
Mercados y Divisas
EBURY: "La previsión para la lira turca seguirá siendo volátil"

    


Mattew Ryan, miembro del equipo de Análisis de Ebury, ha asegurado que la previsión para la lira turca continúa siendo volátil. "Es poco probable que los desequilibrios externos desaparezcan pronto, al tiempo que el Banco Central de Turquía mantiene su preferencia por recortar tipos nuevamente. Además, el hecho de que el país presente una deuda externa elevada puede granjearle problemas una vez que suban los tipos de interés a nivel global", ha señalado. 

No obstante, considera que los tipos de interés reales en Turquía, que se mantienen en positivo, pueden compensar parte de la caída de la moneda turca. 

En un  webinario organizado por Ebury para analizar la situación económica en Turquía y las perspectivas para la lira, el analista de Ebury ha subrayado que la previsión adversa para la divisa turca contrasta con una visión más optimista para las divisas de los mercados emergentes en 2021, en particular frente al dólar estadounidense. “El suministro mundial de vacunas y la eliminación de las restricciones deberían mejorar el ánimo por el riesgo”, ha señalad Ryan. 

Desde que comenzó el 2021, la lira turca ha perdido más del 10% de su valor frente al dólar y en torno al 8,5% frente al euro. Las razones que han llevado al mercado a deshacerse de liras turcas han sido, según el analista de Ebury, la política monetaria poco ortodoxa que ha aplicado el Banco Central del país, cuyas decisiones han estado muy condicionadas por decisiones políticas de la jefatura del Estado; la debilidad de los indicadores económicos del país, por lo general un elevado déficit por cuenta corriente, bajos niveles de reservas monetarias y una elevada deuda externa. Y a ello se suma una persistente inflación y, más recientemente, con la tercera ola de la pandemia, un incremento muy importante en el número de casos. 
Estos factores han pesado más que el crecimiento que experimentó la economía turca en 2020, que se situó en el 1,8%, convirtiéndose en uno de los pocos países del mundo que registraron avances en su PIB en un contexto tan adverso como el vivido. La previsión para este ejercicio sitúa la tasa de crecimiento en el 5%. 

Noyan Serim, Business Analyst de Ebury, expuso las ventajas que para los importadores puede representar facturar o pagar en liras turcas, en tanto que se reduce el riesgo cambiario y también pueden negociarse operaciones más ventajosas para ambas partes como consecuencia de aminorarse los costes para el proveedor. 
Por su parte, los exportadores/proveedores que realizan sus operaciones en liras reducen el riesgo de divisa y pueden cobrar más rápido a través de soluciones de financiación que ofrece Ebury. Esta solución no obstaculiza la liquidez de la empresa exportadora, reduce sus costes financieros y al mismo tiempo permite al proveedor turco recibir los fondos de manera más rápida. 

“Facturar a los proveedores turcos en liras en vez de en euros o dólares permite a los compradores disfrutar de unos precios estables de los proveedores y se limitan los incrementos de precios derivados de las fluctuaciones en las cotizaciones de estas divisas. Los compradores pueden fijar la cotización de la lira por un plazo de 2 años, blindando así los márgenes de sus operaciones”, concluyó Noyan Serim. 
 
© 2021  |  www.cronicaeconomica.com   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad